Inicio » Enfermedades » Carcinoma de células escamosas: síntomas, tratamientos y causas

Carcinoma de células escamosas: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es el carcinoma espinocelular?

El carcinoma de células escamosas es el segundo tipo más común de cáncer de piel, siendo responsable de aproximadamente el 20% de los tumores de piel no melanoma. Con frecuencia, el carcinoma de células escamosas crece en las áreas más expuestas al sol, como el cuero cabelludo y el oído, siendo más frecuente en pacientes de la sexta o séptima década de vida. El carcinoma de células escamosas se forma a partir de células epiteliales (o células escamosas) y del tegumento (todas las capas de la piel y la mucosa), y se presenta en todos los grupos étnicos y con mayor frecuencia en los hombres. Su evolución es más agresiva y puede afectar a otros órganos si no se elimina rápidamente. Tiene una mayor capacidad de metástasis que el carcinoma de células basales.

Factores de riesgo

El carcinoma de células escamosas tiene como principales factores de riesgo:

Exposición solar

Las personas que se han hundido mucho a lo largo de sus vidas sin la protección adecuada tienen un mayor riesgo de cáncer de piel del tipo de carcinoma de células escamosas. Esto se debe a que la exposición al sol sin protección daña la piel, causando cambios celulares que pueden llevar al cáncer. Mientras más quemaduras de sol haya sufrido una persona durante su vida, mayor será el riesgo de tener un carcinoma de células escamosas.

Edad y sexo

El carcinoma de células escamosas ocurre preferentemente en la edad adulta, en la sexta o séptima década de la vida, ya que cuanto mayor es la edad, mayor es el tiempo de exposición solar de esa piel. El carcinoma de células escamosas es dos veces más frecuente en los hombres que en las mujeres, y la enfermedad rara vez se manifiesta antes de los 50 años y se diagnostica con más frecuencia después de los 70 años.

Características de la piel

Las personas con piel, cabello y ojos claros son más propensas a sufrir de carcinoma de células escamosas, así como aquellas que tienen albinismo o pecas en sus cuerpos. La piel que siempre se quema y nunca se broncea cuando se expone al sol también está en mayor riesgo. Las personas que tienen muchos nevos (manchas) dispersos por todo el cuerpo también deben estar alerta a cualquier cambio, como la aparición de nuevas manchas o cambios en el color y la forma de las que ya existen.

Historial familiar

El carcinoma de células escamosas es más común en personas que tienen antecedentes familiares de cáncer de piel. En estos casos, especialmente si están asociados con otros factores de riesgo, la revisión con el dermatólogo debe ser más intensa.

Historial personal

Las personas que previamente han tenido cáncer de piel o una lesión precancerosa son más propensas a sufrir del tumor. Si la persona ya ha recibido tratamiento para el carcinoma de células escamosas y éste regresa, el proceso se denomina recaída.

Inmunidad debilitada

Las personas con un sistema inmunológico debilitado tienen un mayor riesgo de cáncer de piel. Esto incluye a las personas que tienen leucemia o linfoma, a los pacientes que toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario o a aquellos que han tenido trasplantes de órganos.

Preguntas más frecuentes

¿Las fuentes de luz artificial aumentan el riesgo de cáncer de piel?

Apenas. La exposición al sol es la verdadera preocupación para el cáncer de piel. Aunque hay algunas investigaciones que muestran que las luces artificiales pueden presentar algún tipo de riesgo, son mínimas comparadas con el daño que pueden causar los rayos UVA y UVB.

¿Podría el carcinoma de células escamosas convertirse en un melanoma?

No. Los cánceres se dividen en tipos precisamente porque surgen de diferentes estructuras del cuerpo. El carcinoma de células escamosas se origina a partir de células epiteliales, el carcinoma de células basales se origina a partir de células basales y el melanoma a partir de melanocitos (células que forman el pigmento).

Síntomas

Síntomas del carcinoma espinocelular

Las localizaciones más comunes para la aparición de carcinoma de células escamosas son las áreas expuestas al sol, con un 70% de los casos ocurriendo sobre la cabeza (cuero cabelludo y orejas), cuello y dorso de las manos, y un 15% de estos tumores afectan las extremidades superiores. Es común en la boca y también puede ocurrir en las membranas mucosas y en los genitales. Se presenta como una mancha o bulto (nódulo) que:

  • Muestra signos de daño solar en la piel, como arrugas, cambios en la pigmentación y pérdida de elasticidad
  • .

  • Tiene un color rojizo
  • Tiene una apariencia más dura, con escamas y costras en su lugar, y puede gotear algo de líquido
  • .

  • Tiene un crecimiento rápido (en general meses)
  • Parece una herida que no cicatriza

Como regla general, cualquier signo nuevo en la piel o cambio en una mancha que ya existía debe servir de alerta para buscar un dermatólogo. Es importante consultar a un médico cada vez que note una nueva lesión, o cuando una lesión antigua tenga algún tipo de modificación. Existe una regla de enseñanza para los pacientes, llamada ABCD, que tiene por objeto reconocer el cáncer de piel en sus primeras etapas:

  • Asimetría: imagine una división en el centro del punto y compruebe si los dos lados son iguales. Si hay diferencias, se debe investigar
  • Bordes irregulares: verifique si hay bordes irregulares, dentados y no uniformes
  • .

  • Color: compruebe si hay varios colores mezclados en el mismo punto o mancha
  • Diámetro: ver si la pintura o mancha está creciendo progresivamente.

Diagnóstico y exámenes

En la cita con el médico

Cuando acuda a su dermatólogo, puede decirles cuáles son los puntos que más le preocupan. Él o ella analizará todos los signos de su piel usando un dermatoscopio (un dispositivo portátil que funciona como una lupa). Si encuentra una lesión sospechosa, puede recolectar tejido para ordenar una biopsia o derivarlo para una dermatoscopia digital. Si el dermatólogo no encuentra nada sospechoso, usted debe continuar el seguimiento anualmente, especialmente si tiene algún factor de riesgo.

El dermatólogo probablemente le hará una serie de preguntas. Estar listo para contestarlas puede optimizar su cita y habrá tiempo para que usted conteste otras preguntas. El médico puede preguntar:

  • ¿Cuándo notó por primera vez este crecimiento o lesión en la piel?
  • ¿Ha crecido significativamente desde la primera vez que lo conociste?
  • ¿Es una lesión dolorosa?
  • ¿Tiene otras neoplasias o lesiones similares?
  • ¿Ha tenido cáncer de piel antes?
  • ¿Estuvo muy expuesto al sol cuando era niño?
  • ¿Ahora te expones mucho al sol?
  • ¿Está tomando o alguna vez ha tomado algún medicamento?
  • ¿Alguna vez ha recibido radioterapia para otra condición médica?
  • ¿Ha tomado alguna vez medicamentos que afecten el sistema inmunológico?
  • ¿Existen condiciones médicas significativas por las cuales usted ha sido tratado, incluyendo en su niñez?
  • ¿Fuma o ha fumado alguna vez? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Toma precauciones para mantenerse a salvo del sol, como evitar las horas punta y usar protector solar?
  • ¿Con qué frecuencia se examina su propia piel?

Diagnóstico de carcinoma de células escamosas

El diagnóstico se realiza mediante evaluación clínica y examen patológico (biopsia) del tejido sospechoso.

Dermatoscopia

La dermatoscopia es una prueba complementaria importante para el diagnóstico del carcinoma de células escamosas. En la dermatoscopia manual, el dermatólogo examina las manchas que son relevantes con el dermatoscopio mismo y evalúa el riesgo de cada lesión en ese momento. La dermatoscopia digital, por otro lado, permite el análisis de una fotografía ampliada de las manchas de la piel, de modo que el profesional pueda identificar las lesiones de riesgo mucho antes de que se produzcan a simple vista. En el mapeo digital de la piel se registran las fotos de todo el cuerpo y la documentación de las lesiones, para que los resultados puedan ser seguidos a lo largo del tiempo. Esto aumenta las posibilidades de identificar nuevas lesiones o cambios importantes.

Microscopía confocal

La microscopía confocal es un método de diagnóstico no invasivo, que permite la evaluación de las capas de piel de un tejido aún vivo, haciendo así la observación de lesiones alteradas. El examen se realiza con un láser de diodo que sirve como fuente de luz, permitiendo visualizar detalles de la estructura celular de la piel, con una resolución cercana a la de un examen microscópico, sin necesidad de causar daño tisular.

Biopsia

Cada tejido recolectado para la biopsia se envía para una evaluación histológica – esto es lo que le dirá si ese tejido es realmente canceroso, si es un carcinoma de células escamosas u otro tipo de cáncer de piel, cuál es su grado de malignidad y otra información importante. El examen histopatológico de la piel con tumor y sus clasificaciones son de gran importancia para los pacientes, porque es lo que hace la confirmación final del cáncer.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento del carcinoma de células escamosas

El tratamiento más indicado para el carcinoma de células escamosas, así como para otros tipos de cáncer de piel, es la cirugía para extirpar el tumor. Sin embargo, algunas personas pueden no estar indicadas para la cirugía; en general, las personas de edad avanzada con cierta comorbilidad o personas postradas en cama, que tienen dificultad en la locomoción. Hay otras situaciones en las que la cirugía sólo puede ser insuficiente para la extirpación total del tumor, o que el comportamiento de éste puede requerir otras medidas. En estos casos, el médico puede indicar otros tratamientos para erradicar el carcinoma de células escamosas. Conozca las opciones de tratamiento:

Extirpación quirúrgica (resección)

La cirugía es considerada el estándar de oro entre los tratamientos disponibles para el cáncer de piel, ya que permite una evaluación de los márgenes tumorales. La escisión quirúrgica se realiza con un bisturí, y consiste en extirpar la piel que contiene la lesión más un margen de seguridad de piel no cancerosa, cuyo tamaño varía según el tipo de cáncer. Es analizando este margen que los especialistas se asegurarán de que el tumor fue extirpado completamente.

Cirugía de Mohs

Esta técnica se utiliza cuando el tumor tiene márgenes mal delimitados, que pueden no ser extirpados completamente en una cirugía estándar. La cirugía de Mohs permite la visualización microscópica de las células tumorales, lo que permite extirparlas selectivamente, con un daño mínimo a la piel normal. Es una cirugía extensiva que moviliza a un equipo médico y a un patólogo durante muchas horas, indicada sólo en caso de excepción. Durante la cirugía de Mohs, el cirujano utiliza un bisturí para extirpar la parte visible del cáncer junto con una fina capa de tejido más profundo. Luego, el cirujano lleva este tejido al laboratorio para su análisis con el fin de saber exactamente cuántas capas de tejido han sido afectadas por el cáncer de piel y en qué sitios. Una vez que el tejido ha sido evaluado, el médico sabrá exactamente dónde están las células cancerosas, si es necesario continuar removiendo el tejido y dónde. De esta manera, las capas de piel que contienen el cáncer se extirpan progresivamente y se examinan en tiempo real, hasta que sólo queda tejido libre de cáncer.

Ungüentos inmunomoduladores

Algunos tumores muy superficiales y pequeños pueden ser tratados con ungüentos inmunomoduladores con buenos resultados, si el paciente no tiene indicaciones para la cirugía. También se pueden utilizar para tratar la piel después de la extirpación del cáncer, ya que es posible que las células circundantes ya se hayan vuelto cancerosas, y el ungüento asegura el tratamiento de éstas. Estos productos actúan modificando la respuesta inmune del organismo, favoreciendo la recuperación y curación de lesiones cutáneas específicas. La aplicación de la pomada puede ser indicada para carcinomas superficiales de células escamosas en el tronco, lesiones en la cara no muy extensas y sin infiltración, excepto en la llamada zona T (región de la frente, nariz y mentón). El tratamiento dura de seis a doce semanas y suele provocar una gran irritación en la zona aplicada, con aparición de enrojecimiento, hinchazón y descamación.

Terapia fotodinámica

Se puede utilizar para el tratamiento de carcinomas escamocelulares superficiales, lesiones múltiples y en pacientes que no pueden someterse a una cirugía convencional. La terapia fotodinámica se realiza inicialmente con la aplicación de una crema, que debe permanecer en las zonas a tratar durante unas dos o tres horas. Después de este período, el paciente debe ser expuesto durante unos minutos a una luz de longitud de onda específica. Este período de exposición causa una quemadura de la piel que puede ser muy dolorosa.

Crioterapia

Generalmente realizada con la aplicación de nitrógeno líquido, la crioterapia está indicada para el tratamiento de tumores bien definidos, ubicados en áreas que no están en riesgo de tener penetraciones más profundas, superficiales en el tronco o primarias en la cara, que no superan el medio centímetro y no son recurrentes (cáncer que fue tratado y devuelto). La técnica funciona con el uso de nitrógeno líquido, conservado a 196 grados centígrados negativos, que al entrar en contacto con la piel llega a aproximadamente 70 grados centígrados negativos, provocando la destrucción de las células tumorales. Debido a que causa destrucción de tejidos al quemar la piel, la crioterapia a menudo provoca la aparición de ampollas, que requieren cuidados intensivos y cicatrización.

Curetaje y electrocoagulación

El procedimiento es una especie de raspado de la piel, removiendo con un instrumento llamado cureta las capas superficiales de la piel. La electrocoagulación, técnica quirúrgica mediante la cual se destruye la piel por el calor, similar a una quemadura, es capaz de destruir la base del cáncer que no fue extirpado por curetaje. El procedimiento, también llamado electrocauterización, está indicado en el tratamiento de carcinomas de células basales múltiples, preferiblemente superficiales, tanto en el tronco como en la cara.

Láser CO2

Al igual que la electrocauterización, la destrucción de los tejidos causada por el láser de CO2 se produce por el calor. La diferencia es que esta técnica es más precisa, haciendo que la piel sana en la vecindad del tumor se preserve, reduciendo la cicatriz. Está indicado para el tratamiento de tumores bien definidos y superficiales. El láser de CO2 es también un instrumento para mejorar las cicatrices resultantes de otros tratamientos para el cáncer de piel.

Radioterapia

La radioterapia se puede utilizar como complemento de la cirugía en tumores más agresivos o que se han diseminado a los ganglios linfáticos. Se debe realizar en el consultorio del médico (o en el entorno hospitalario, de forma ambulatoria) y la aplicación es diaria, y su tratamiento genera inflamación en la piel. Se debe evitar la radioterapia en pacientes jóvenes con antecedentes de irradiación previa y/o excesivamente claros, además de no estar indicada para áreas con propensión al traumatismo, como las prominencias óseas, y áreas de crecimiento capilar, como las cejas y las pestañas.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Durante el tratamiento del cáncer de piel el paciente debe evitar la exposición intencional al sol, y debe usar protector solar diario con un factor de protección mínimo de 30. La reaplicación del protector solar es muy importante, así como la aplicación en la cantidad adecuada guiada por el dermatólogo. Otros métodos de protección como gafas de sol, sombreros, gorras y camisetas también deben ser estimulados.

Después de cirugías u otros procedimientos que dañan la piel en general, el paciente debe lavar la región con jabón antiséptico de acuerdo a las instrucciones del médico y muchas veces necesitará ungüentos que contengan antibióticos, para evitar o tratar la infección de las heridas.

En caso de duda, pregunte al médico

Si ya le han diagnosticado cáncer de piel, es importante que hable con su dermatólogo sobre su condición y cómo puede desarrollarse. Aquí encontrará algunas preguntas que pueden ser útiles para preguntarle al dermatólogo sobre el carcinoma de células escamosas:

  • ¿Cuál es la diferencia entre este tipo de cáncer y otros?
  • ¿Es este tipo de cáncer propenso a propagarse?
  • ¿Qué tipo de tratamiento recomendaría usted?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de este tratamiento?
  • ¿Me quedará una cicatriz después del tratamiento?
  • ¿Estoy en peligro de recaída?
  • ¿Estoy en riesgo de otros tipos de cáncer de piel?
  • ¿Qué puedo hacer para prevenir el cáncer de piel nuevo?
  • ¿Cuántas veces tendré que volver al médico para un seguimiento después de terminar el tratamiento?
  • ¿Hay algún libro u otro material impreso que pueda consultar? ¿Qué sitios recomiendan?

Anote las preguntas que se le harán a su médico. Al crear su lista de preguntas por adelantado, usted podrá aprovechar al máximo su tiempo. Si lo desea, busque a un familiar o amigo que pueda acompañarle para que le ayude a recordar toda la información.

Posibles complicaciones

El carcinoma de células escamosas se comporta de manera más agresiva que el carcinoma de células basales y, por lo tanto, tiene un curso más difícil. Sus formas más severas pueden llegar a ser invasivas y evolucionar con las metástasis, pero las posibilidades de que esto ocurra varían de acuerdo con el tamaño de la lesión, la profundidad, la ubicación y otros parámetros. Cuando ocurren, las metástasis son comunes en los ganglios linfáticos, pulmón, hígado, huesos y sistema nervioso central.

Las posibilidades de recurrencia (retorno del tumor después del tratamiento) para el carcinoma de células escamosas dependen de varias variables, como el diámetro de la lesión, la profundidad y la ubicación. Los carcinomas de células escamosas ligeramente diferenciados, con más de 2 cm de diámetro, crecimiento rápido y secreciones, tienen más probabilidades de reaparecer.

Además, los tratamientos para el cáncer de piel (cirugías, radioterapia) pueden causar secuelas como mala apariencia y cicatrices, dependiendo de la ubicación del tumor y el seguimiento después de la medida de extirpación del cáncer.

Sin embargo, es importante enfatizar que los cánceres de piel deben ser analizados individualmente. Cada uno de ellos tiene un riesgo particular de recurrencia y metástasis, que será informado por su dermatólogo. La suma de varios criterios que determinarán la probabilidad de recurrencia, metástasis y cómo progresará la enfermedad.

¿Existe una cura para el carcinoma de células escamosas?

El carcinoma de células escamosas tiene más probabilidades de reaparecer que el carcinoma de células basales; sin embargo, sus probabilidades de recurrencia son menores que las de un melanoma que reaparece. Además, el carcinoma de células escamosas no siempre se disemina a otras partes del cuerpo. Haga un seguimiento con su médico y examínese la piel regularmente una vez al mes, usando un espejo para ver si hay lugares difíciles de ver. Solicite una cita con su médico si nota cualquier cambio sospechoso en su piel.

Prevención

Prevención

Tenga cuidado con la exposición al sol

Es extremadamente importante evitar la exposición al sol sin la protección adecuada para prevenir el cáncer de piel. Para ello, es necesario adoptar una serie de hábitos:

  • Use protector solar SPF por lo menos 30 veces al día. Vuelva a aplicarlo por lo menos dos veces más en el día y espere por lo menos 30 minutos después de la aplicación para exponerse al sol
  • .

  • Trate de evitar los momentos de mayor insolación del día (entre 10h y 16h) y permanezca a la sombra tanto como pueda. El sol emite varios tipos de radiación, siendo los tipos UVA y UVB los más conocidos. Los rayos UVB son los más dañinos, responsables de esa piel rojiza, que está ardiendo, y su concentración es mayor en las horas centrales del día, cuando el sol es más fuerte. Los rayos UVA, por otro lado, son los que dejan la piel bronceada y ofrecen menos riesgo
  • .

  • Además del protector solar, use protectores físicos, como sombreros y camisetas.

Conozca su piel

Examinar su piel periódicamente es una manera simple y fácil de detectar el cáncer de piel a tiempo. Con la ayuda de un espejo, el paciente puede ver áreas que rara vez puede ver. Es importante observar si hay parches que producen comezón, descamación o sangrado y que no pueden sanar, así como si hay manchas que han cambiado de tamaño, forma o color. El diagnóstico precoz es muy importante, ya que la mayoría de los casos detectados al principio tienen buenas tasas de curación.

Ir al dermatólogo

Es importante que las personas con factores de riesgo estén acompañadas por un dermatólogo. En los casos más riesgosos, la recomendación del médico puede ser la prevención absoluta contra la exposición al sol. En estas situaciones, puede ser que el especialista recete suplementos de vitamina D para evitar la deficiencia y mantener al paciente lo más alejado posible del sol.

Para los pacientes que ya han sufrido de carcinoma de células escamosas y han sido tratados, el seguimiento es aún más importante. Una vez tratado, el paciente con cáncer de piel nunca debe ser abandonado. El dermatólogo seguirá el lugar de donde se extirpó el cáncer, principalmente la piel de los alrededores, y cuidará de que el carcinoma haya sido completamente extirpado y tratado.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.