Amnionitis

¿Qué es la amnionitis?

La amnionitis, también conocida como corioamnionitis o infección intraamniótica, es una infección del útero, el saco amniótico (bolsa de agua) y, en algunos casos, del feto.

La amnionitis es muy rara y ocurre en solo alrededor del 2 al 5 por ciento de los embarazos a término.

El útero es normalmente un ambiente estéril (lo que significa que no contiene bacterias ni virus). Sin embargo, ciertas condiciones pueden hacer que el útero sea susceptible a la infección.

Cuando ocurre, la infección del útero es una afección grave porque no puede tratarse con éxito sin dar a luz al bebé. Este es un problema particular cuando el bebé es prematuro .

¿Qué causa la infección?

Las bacterias que invaden el útero causan amnionitis. Esto generalmente ocurre de dos maneras. Primero, las bacterias pueden ingresar al útero a través del torrente sanguíneo de la madre. La segunda y más común ruta es desde la vagina y el cuello uterino .

En mujeres sanas, la vagina y el cuello uterino siempre contienen un número limitado de bacterias. Sin embargo, en ciertas personas, estas bacterias pueden causar infección.

Cuales son los riesgos?

Los riesgos de amnionitis incluyen trabajo de parto prematuro, ruptura de membranas y cuello uterino dilatado. Estos pueden permitir que las bacterias en la vagina tengan acceso al útero.

La ruptura prematura prematura de membranas (también conocida como PPROM, ruptura de agua antes de las 37 semanas) presenta el mayor riesgo de infección amniótica.

La amnionitis también puede ocurrir durante el parto normal. Los factores que pueden aumentar el riesgo de amnionitis incluyen:

  • un trabajo largo
  • ruptura prolongada de membranas
  • múltiples exámenes vaginales
  • colocación de electrodos del cuero cabelludo fetal
  • catéteres de presión intrauterina

Cuales son los signos y síntomas?

Los síntomas de la amnionitis son variables. Uno de los primeros signos puede ser contracciones regulares con dilatación cervical. Estos síntomas juntos significan el inicio del parto prematuro.

Una mujer generalmente tendrá una fiebre que oscila entre 100.4 y 102.2ºF, según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos .

Los síntomas adicionales pueden incluir:

  • sensación de gripe
  • sensibilidad abdominal
  • drenaje cervical purulento (drenaje que huele mal o es espeso)
  • frecuencia cardíaca rápida en mamá
  • frecuencia cardíaca rápida en el bebé (solo detectable a través de la monitorización de la frecuencia cardíaca fetal)

Las pruebas de laboratorio pueden mostrar un aumento en el recuento de glóbulos blancos. Si la infección no se trata, el bebé puede enfermarse y la frecuencia cardíaca fetal puede aumentar. Esto no es obvio a menos que la madre esté en un hospital y conectada a un monitor de frecuencia cardíaca fetal.

Sin tratamiento, la madre puede tener un parto prematuro. En casos raros, una infección grave podría provocar la muerte fetal.

La madre también puede enfermarse gravemente y desarrollar sepsis . La sepsis es cuando la infección ingresa al torrente sanguíneo de la madre y causa problemas en otras partes del cuerpo.

Esto puede incluir presión arterial baja y daño a otros órganos. La bacteria libera toxinas que pueden ser dañinas para el cuerpo. Esta es una condición potencialmente mortal. Tratar la amnionitis lo más rápido posible idealmente puede evitar que esto suceda.

¿Cómo se diagnostica la amnionitis?

El diagnóstico de amnionitis en el trabajo de parto se basa en la presencia de fiebre, sensibilidad uterina, aumento del recuento de glóbulos blancos y líquido amniótico maloliente.

La amniocentesis (tomar una muestra de líquido amniótico) no se usa para diagnosticar amnionitis durante el parto normal. Esto suele ser demasiado invasivo cuando una madre está en trabajo de parto.

¿Cómo se trata la amnionitis?

Los antibióticos deben administrarse lo antes posible después de realizar el diagnóstico para reducir el riesgo tanto para la madre como para el feto. Un médico generalmente le recetará estos medicamentos para administrarlos por vía intravenosa.

La terapia de apoyo, como comer trozos de hielo, enfriar la habitación o usar ventiladores, puede ayudar a enfriar la temperatura de una mujer.

Cuando un médico diagnostica una infección durante el parto, se deben hacer esfuerzos para acortar el parto tanto como sea posible. Pueden recetar oxitocina ( Pitocina ) para fortalecer las contracciones. La amnionitis también puede ser una causa de parto disfuncional, a pesar del uso de oxitocina.

Los médicos generalmente no recomiendan un parto por cesárea ( cesárea ) para una madre solo porque tiene amnionitis.

¿Cuál es el pronóstico para la amnionitis?

Reconocer y buscar tratamiento para la amnionitis es vital para un buen resultado para la madre y el bebé. Una mujer siempre debe llamar a su médico si tiene fiebre que dura más de unas pocas horas.

Si no busca tratamiento, la infección podría progresar. Sepsis o complicaciones fetales pueden resultar. Con antibióticos y un trabajo de parto potencialmente mayor, una mujer y su bebé pueden experimentar un resultado positivo y reducir el riesgo de complicaciones.

3 fuentes

  • Efectos de la corioamnionitis materna en el neonato. (2016)
    seattlechildrens.org/healthcare-professionals/education/continuing-medical-nursing-education/neonatal-nursing-education-briefs/effects-of-maternal-chorioamnionitis/
  • Manejo intraparto de la infección intraamniótica. (2017)
    acog.org/Clinical-Guidance-and-Publications/Committee-Opinions/Committee-on-Obstetric-Practice/Intrapartum-Management-of-Intraamniotic-Infection
  • Kim CJ y col. (2016) Corioamnionitis aguda y funisitis: definición, características patológicas e importancia clínica. DOI:
    doi.org/10.1016/j.ajog.2015.08.040
  • Categorías