Inicio » Enfermedades » Adenoides: tratamientos y causas

Adenoides: tratamientos y causas

¿Qué es Adenoide?

Adenoide es el nombre que se le da a dos pequeños grupos de tejido linfoide que están localizados entre la parte posterior de la nariz y por encima de la garganta en la región conocida como rinofaringe.

Todos nacemos con adenoides, así que no es una enfermedad o un síntoma. Es una forma de protección y defensa del organismo del dolor contra las partículas, virus y bacterias que se acumulan en la nariz y la garganta. Su mayor uso es en la primera infancia, ya que comienza a crecer a los dos años, con un pico de crecimiento entre el tercer y cuarto año, y a los siete años comienza a retroceder, es decir, a disminuir de tamaño.

No es posible ver este tejido a través de la nariz o la boca examinada a simple vista, como es el caso de las amígdalas, por ejemplo. Luego, en caso de sospecha de problemas de adenoides, el pediatra referirá al niño para su consulta con el otorrinolaringólogo. El especialista podrá realizar el análisis de la región, diagnosticar el problema e indicar el mejor tratamiento.

Muchos de los problemas relacionados con las adenoides ocurren durante este pico de crecimiento, ya que pueden obstruir el paso del aire a través de la nariz, un problema conocido como hipertrofia de adenoides.

Otros problemas de adenoides son la adenoiditis, una infección viral o bacteriana de la región, y la adenoiditis repetida, que es cuando ocurre varias veces. Además, se estudia la posibilidad de que las adenoides actúen también como fuente de cultivo bacteriano para los senos paranasales de la cara, lo que podría estar relacionado, entre otros problemas, con la sinusitis repetida.

Debido a que las adenoides han retrocedido casi completamente durante la adolescencia, es muy raro que los adultos tengan problemas relacionados con ellas. Cuando esto sucede, es una señal de advertencia para investigar otras condiciones de salud, como la infección por VIH y varios tipos de cáncer.

Causas

Los factores que causan el desarrollo de los problemas de las adenoides, es decir, sus causas, aún no se conocen por completo.

En cuanto a la hipertrofia adenoidea, lo que se sabe es que es una característica del propio niño, por lo que algunos tendrán un crecimiento normal y en otros se incrementará. Esto es independientemente de si el niño tiene rinitis, asma, dermatitis atópica u otros síntomas alérgicos y/o respiratorios.

La hipertrofia en adultos suele estar relacionada con otros problemas de salud, como la infección por VIH, el linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin, las enfermedades granulomatosas (granulomatosis de Wegener), el carcinoma nasofaríngeo y los tumores en la región. También hay estudios que relacionan el uso de marihuana o derivados de la marihuana con el aumento de adenoides en adultos.

La causa más común de adenoiditis es la infección viral, pero algunos niños son más propensos a tener el tipo bacteriano y de repetición. La adenoiditis está relacionada con la rinitis, la sinusitis e incluso la otitis debido a su ubicación entre la nariz y la garganta, que también está conectada a los oídos.

Síntomas

Síntomas de adenoides

Los síntomas de que algo no va bien con las adenoides del niño dependen del problema que el niño esté experimentando. En el caso de la hipertrofia de adenoides, es decir, cuando aumentan de tamaño, los principales síntomas son:

  • Roncar
  • Respiración por la boca durante el día y la noche
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Menos control sobre el sistema urinario, teniendo episodios recurrentes de enuresis
  • Sueño agitado
  • Dificultad para alimentarse
  • Agitación
  • Irritabilidad
  • Nivel de baja concentración
  • Mayor incidencia de enfermedades pulmonares y alergias

Síntomas como agitación, irritabilidad y falta de concentración están estrechamente relacionados con una mala calidad de sueño en el niño. La enuresis también está relacionada, ya que es durante el sueño que el niño produce las hormonas que ayudarán en este control.

Los síntomas de la hipertrofia adenoidea en adultos están relacionados con la enfermedad que está causando el problema. Además de éstos, la persona puede presentar:

  • Ronquidos (que pueden ser bastante altos)
  • Respiración por la boca
  • Despertarse con la boca seca
  • Irritación
  • Dificultad para hacer ejercicio debido a la respiración

Los síntomas de la adenoiditis son:

  • Fiebre
  • Secreción amarillenta a través de la nariz
  • Tos seca
  • Mal aliento (halitosis)
  • Cambio en el olor (ya no identifica los olores)
  • Dificultad para alimentarse
  • Mal olor que sale de la nariz

Cuando estos síntomas se repiten cada tres o dos meses, o incluso cada mes, pueden ser un signo de adenoiditis repetida.

Diagnóstico y exámenes

Diagnóstico de adenoides

El diagnóstico de los problemas de adenoides se realiza a través de la historia clínica del paciente, es decir, los síntomas que presenta combinados con algunas pruebas. La primera, que aún se realiza en el consultorio del médico, es una rinoscopia, procedimiento por el cual el médico examina el interior de la nariz con un dispositivo que abre la nariz para facilitar la visualización.

Al no encontrar nada anormal, solicitará una endoscopia nasal, que se realiza con el paso de un dispositivo muy delgado, con una cámara en la punta, dentro de la cavidad nasal que llega hasta la garganta.

También se pueden ordenar otros exámenes, como radiografías y senos faciales, para ayudar a identificar el problema.

También se pueden ordenar otros exámenes, como radiografías y tomografía de los senos faciales para ayudar a identificar el problema.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de adenoides

El tratamiento de las adenoides depende del tamaño del niño y de los síntomas que está causando en él. En los adultos, generalmente no existe un tratamiento específico para el agrandamiento de las adenoides, ya que se relaciona con otras enfermedades, las cuales, cuando se tratan, también resuelven este problema.

Hipertrofia de adenoides en niños

El tratamiento de la hipertrofia adenoidea en niños se realiza con cirugía cuando el espacio que ocupa en la rinofaringe es superior al 70% y presenta síntomas (ronquidos, respiración bucal, etc.). No hay ninguna medicina que la haga retroceder (disminuir), sólo con el paso de los años. Sin embargo, cuando hay una obstrucción mayor al 70% y el niño no es tratado con la cirugía, puede tener varias complicaciones, tales como dificultad de desarrollo y baja estatura.

Cirugía de extirpación de adenoides

La cirugía de extirpación de adenoides, conocida como adenoidectomía, se considera una cirugía silenciosa. Se realiza con anestesia general y dura menos de diez minutos. Se realiza a través de la boca del niño, en la cual se inserta un dispositivo de legrado de adenoides. El profesional puede insertar una cámara a través de la nariz para ayudar en la visualización.

No son todas las adenoides las que se extirpan durante la cirugía, porque técnicamente es imposible extirparlo todo. Apenas, si se realiza entre los tres o cuatro años de edad, las adenoides volverán a crecer hasta el punto de necesitar otra cirugía en el futuro.

Adenoiditis repetida

El tratamiento de la adenoiditis repetida no es un consenso entre los médicos y el problema apenas se resuelve en los primeros intentos. Entre las opciones utilizadas para el tratamiento, que varían en cada caso se encuentran:

  • Uso de solución salina para la limpieza y/o solución de corticoides
  • Uso de antibióticos
  • Uso de medicamentos de lisado bacteriano
  • Eliminación de la leche de vaca de la dieta, ya que podría favorecer la producción de moco
  • .

  • Control de factores que pueden desencadenar alergias, como ácaros, humedad, contacto con pelo de mascotas, etc.
  • En casos más extremos, se puede recomendar la cirugía para extirpar las adenoides (adenoidectomía) con el fin de enviar una muestra del tejido para su examen en cultivo. La prueba identificaría la necesidad de usar un antibiótico más específico para resolver el problema.
  • Uso de solución salina para la limpieza y/o solución de corticoides
  • Uso de antibióticos
  • Uso de medicamentos de lisado bacteriano
  • Eliminación de la leche de vaca de la dieta, ya que podría favorecer la producción de moco
  • .

  • Control de factores que pueden desencadenar alergias, como ácaros, humedad, contacto con pelo de mascotas, etc.
  • En casos más extremos, se puede recomendar la cirugía para extirpar las adenoides (adenoidectomía) con el fin de enviar una muestra del tejido para su examen en cultivo. La prueba identificaría la necesidad de usar un antibiótico más específico para resolver el problema.

Vivir juntos (pronóstico)

Posibles complicaciones

Entre las principales complicaciones de los problemas de adenoides no tratados se encuentra una baja calidad de vida, ya que el niño puede no ser capaz de respirar, comer o dormir satisfactoriamente durante este período.

Además, en el caso de la adenoiditis repetida, ya se sabe que el uso constante de antibióticos está relacionado con una mayor resistencia a estos fármacos, que puede causar infecciones cada vez más fuertes y un tratamiento difícil.

En el caso de la hipertrofia adenoidea, el niño puede tener dificultades para crecer y aumentar de peso, tener un desempeño deficiente en la escuela y una mayor dificultad para concentrarse, todo ello relacionado con un sueño no reparador y la incapacidad para respirar adecuadamente.

Debido a que los niños con hipertrofia adenoidea también pueden tener apnea obstructiva del sueño, pueden terminar con un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta en el futuro.

Viviendo juntos / Pronóstico

Después de la cirugía, el niño comienza a tener una vida normal y los síntomas previos, como ronquidos, apnea obstructiva del sueño y respiración bucal, tienden a desaparecer. Así como los relacionados con el sueño no reparador, como la irritabilidad y la dificultad para concentrarse.

Al encontrar la causa y hacer el tratamiento efectivo de la adenoiditis repetida, el niño tiene una calidad de vida mucho más alta y el pronóstico también es favorable.

Después de los siete años, las adenoides tienden a retroceder hasta que casi desaparecen en la adolescencia, por lo que es muy poco probable que vuelvan a tener problemas con las adenoides después de esa edad.

Prevención

Prevención

No existe una forma comprobada de prevenir eficazmente los problemas de adenoides, ya que su causa no se comprende completamente. Sin embargo, mantener actualizada la tarjeta de vacunación de su hijo, tener buenos hábitos de higiene y lavarse la nariz con solución salina dos veces al día puede ayudar a la salud de su hijo en general.

Además, estar consciente de pequeños síntomas como no comer adecuadamente, respirar por la boca y tener mal aliento puede ayudar a diagnosticar el problema tan pronto como sea posible y prevenir complicaciones relacionadas con los problemas de adenoides.

Descripción general

Factores de riesgo

Aunque hay indicaciones de que los problemas de adenoides pueden tener algún componente genético, es decir, que los hijos de personas con problemas de adenoides podrían ser más propensos a desarrollar el problema, no hay nada que pruebe efectivamente este mayor riesgo.

Los problemas de adenoides ocurren con mayor prevalencia en niños de dos a siete años de edad, y pueden tener más síntomas durante el pico de crecimiento de las adenoides, que está entre el tercer y cuarto año del niño.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.