Inicio » Nutrición » Todo Sobre El Aceite De Oliva y Sus Beneficios Para La Salud

Todo Sobre El Aceite De Oliva y Sus Beneficios Para La Salud

Entre los aceites comestibles comercializados en todo el mundo, el aceite de oliva es uno de los más importantes y más antiguos, ampliamente utilizado en la cocina mediterránea.

Es rico en ácidos grasos monoinsaturados, especialmente ácido oleico (omega-9), que tiene propiedades para la reducción de los niveles en sangre de LDL (colesterol “malo”) y aumentar el HDL (colesterol bueno).

Es rico en polifenoles, responsable de su sabor característico; es antioxidante, ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares y contra algunos tipos de cáncer, y desempeña un papel importante en la producción de compuestos que median en la inflamación en el cuerpo.

Por otra parte, el contenido de antioxidantes determina la estabilidad del aceite, es decir, su conservación y resistencia.

Cómo se hace el aceite de oliva

El aceite de oliva se obtiene del prensado de las aceitunas maduras, y son tratadas exclusivamente por procesos físicos: lavado, molienda, prensado en frío y centrifugación.

No se añaden productos químicos para acelerar la extracción, por lo que el resultado es un producto de máxima calidad, no fermentado y de baja acidez.

Para obtener 1 litro de aceite son necesarios unos 6 Kg de aceitunas.

aceite de oliva virgen extra

Tipos de aceite

Varios factores influyen en la calidad del aceite de oliva, tales como la variedad de la aceituna, las condiciones meteorológicas en la etapa de producción, el tipo de suelo, las prácticas de cultivo, maduración del fruto, acidez y tiempo de procesamiento de las aceitunas después de la cosecha.

Por lo tanto, el aceite se puede clasificar en diferentes tipos:

Aceite de oliva virgen extra

Tiene una acidez menor o igual a 0,8%, y es bien evaluado en los ensayos sensoriales. Es un producto de alta calidad y de uso común en el acabado de platos y ensaladas.

Aceite de oliva virgen

Buena calidad, pero puede presentar “defectos” de olor y sabor en comparación con el aceite de oliva virgen extra. Presenta una  acidez de entre 0,8 a 2%.

Aceite de oliva virgen lampante

Tiene una acidez mayor al 2%. No puede ser consumido directamente, y para que pueda ser comercializado, tiene que pasar por la refinación. Del aceite de oliva lampante, se pueden fabricar dos tipos de aceites:

  • Aceite de oliva refinado: obtenido a partir de aceitunas con alteraciones sensoriales, por lo general debido a problemas climáticos. A través de la refinación, se eliminan los problemas relacionados con el color, sabor, aroma, y algunas de las vitaminas y otros nutrientes. Sin embargo, la estructura química del aceite no se cambia, lo que resulta en un producto con una acidez máxima de 0,3%. No se vende a los consumidores y está destinado exclusivamente para uso industrial. El aceite refinado se puede mezclar con otros tipos de aceite, como el aceite de oliva virgen o virgen extra. Tiene acidez igual a o menor al 1% y se clasifica como aceite de oliva.
  • Aceite compuesto: es un aceite de inferior calidad que consiste en aceite de oliva refinado mezclado con otros aceites como el aceite de soja.

Qué significa la acidez del aceite

La acidez determina la calidad del aceite. El contenido de ácido depende de varios factores, tales como las plagas que han estado en contacto con el árbol, el clima, el manejo de las aceitunas, el proceso de producción y de almacenamiento del aceite.

Cualquier daño que hayan sufrido las aceitunas durante la cosecha, el transporte y el almacenamiento, causa alteraciones y el aumento de la acidez.

Beneficios del aceite de oliva

beneficios del aceite de oliva

Salud del corazón

El consumo de aceite de oliva ayuda a mantener el corazón joven. Con el tiempo, el corazón, las arterias y las venas sufren un proceso de envejecimiento. Investigadores españoles descubrieron que el aceite de oliva ayuda a mantener la función cardíaca en la vejez.

También puede prevenir ataques al corazón. Un estudio de más de 7.000 personas mayores de 65 años en Francia, demostró que el grupo que consumía más aceite de oliva mostró un 41% menos de riesgo de sufrir un ataque al corazón.

Es también un excelente aliado en la prevención de la hipertensión.

Por lo tanto, el consumo regular de aceite de oliva puede mantene tu salud cardiovascular fuerte y resistente incluso contra los efectos del envejecimiento. Teniendo en cuenta que las enfermedades cardíacas son la myor causa de muerte en el mundo, el aceite puede ser un gran aliado en la lucha contra la mortalidad.

Efectos sobre el colesterol

Un estudio japonés descubrió que la suplementación de aceite de oliva en 28 pacientes durante seis semanas fue suficiente para reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y aumentar el HDL (colesterol bueno).

Los altos niveles de colesterol malo están estrechamente vinculados a la formación de placas ateroscleróticas que bloquean el flujo sanguíneo y pueden conducir a enfermedades del corazón como un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Esta deposición se produce por la oxidación de LDL, por lo tanto también disminuye sus niveles, el aceite es capaz de evitar su deposición por contener grandes cantidades de antioxidantes.

Construcción muscular

Las grasas no saturadas son esenciales en el proceso de construcción muscular. Las grasas monoinsaturadas son especialmente importantes en la recuperación del tejido muscular y la reparación después del ejercicio, etapas fundamentales para la construcción de nuevos tejidos y por lo tanto la ganancia de masa muscular.

La recuperación de las micro-lesiones causadas por el ejercicio, especialmente los de fuerza, inducen a la formación de más tejido muscular y el crecimiento muscular.

Por lo tanto, los culturistas y otros deportes de fuerza pueden beneficiarse enormemente de consumo regular de aceite de oliva para la consecución de los resultados físicos deseados. Los practicantes de otros deportes también requieren una recuperación muscular eficiente para asegurar el rendimiento físico.

Además de participar en el proceso directo de la síntesis muscular, las grasas saludables presentes en el aceite de oliva son excelentes fuentes de energía para los practicantes de los distintos tipos de actividades físicas, mejorando el rendimiento, el metabolismo y la prevención de lesiones.

Pérdida de Peso

La clave para perder peso es mantener un metabolismo acelerado para quemar la mayor cantidad de calorías ingeridas. Para conseguirlo es necesario llevar una dieta con una cantidad adecuada de calorías para garantizar el déficit diario que resultará en la obtención de energía de las reservas del cuerpo.

Un metabolismo acelerado se consigue con ejercicio regular y eligiendo los alimentos adecuados. Muchas personas creen que el consumo de grasa dificulta la pérdida de peso, pero la ingesta de grasas saludables, especialmente monoinsaturadas, son esenciales para estimular el metabolismo de las grasas.

El consumo de aceite de oliva en cantidades adecuadas es una excelente manera de satisfacer las necesidades de grasa y estimular el metabolismo.

La sustitución de otras grasas menos saludables como las grasas trans, hidrogenadas y saturadas por aceite, puede ser una forma inteligente para ayudar a perder de peso.

En dietas cetogénicas (como la dieta Atkins), el aceite de oliva es una excelente fuente de grasa, en cuyo caso, se deben comer en grandes cantidades para reemplazar el suministro de energía de los carbohidratos que se consumen en cantidades muy bajas en este tipo de dieta.

Diabetes tipo II

Un estudio científico ha demostrado que la dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, fue capaz de reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo II en un 50% en comparación con las dietas bajas en grasa, dejando caer al suelo una vieja teoría de que una dieta alta en grasa es un factor de riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

Esto demuestra que más importante que la cantidad de lípidos en la dieta es el tipo y la calidad de estas grasas. Al ser una fuente de grasas muy saludables, puede también ser muy beneficioso en la adopción de una dieta saludable y la prevención de la diabetes.

Prevención del cáncer

La dieta mediterránea, que incluye el consumo de grandes cantidades de aceite de oliva, ya ha demostrado su poder para evitar una gran cantidad de enfermedades, incluyendo varios tipos de cáncer.

Los estudios de población muestran una menor incidencia de cáncer de mama y melanoma, un tipo de cáncer de piel muy grave, a pesar de la alta exposición al sol. Estas grasas, presentes en el aceite de oliva, tienen un efecto protector contra el desarrollo de estas enfermedades.

En el caso del cáncer de mama se encontró que el aceite de oliva virgen extra es capaz de activar una cascada de señalización celular que reduce la actividad de un oncogén, evitando el daño de ADN.

Además, los componentes antioxidantes del aceite ayudan a eliminar o evitar el daño causado por la oxidación que afecta el ADN, dando lugar a mutaciones que causan que las células se multipliquen fuera de control, que es la causa del cáncer.

Se necesitan más estudios para comprender el potencial que el aceite ejercer en esta función protectora.

Prevención de la osteoporosis

Un estudio ha demostrado que la ingesta de aceite de oliva afecta positivamente a la densidad ósea, mejorando la salud de los huesos. La osteoporosis es una enfermedad que conduce a la fragilidad ósea y puede tener graves consecuencias.

Las mujeres después de la menopausia son particularmente propensas a desarrollar osteoporosis.

Por consiguiente, el aceite tiene un gran potencial para ser utilizado para ayudar en la prevención y tratamiento de esta enfermedad.

Reduce el riesgo de depresión

Un estudio publicado por una universidad de España indicó que el aceite de oliva tiene un papel protector contra el desarrollo de la depresión. Durante seis años se siguieron 12.000 voluntarios y el grupo que lo consumió como principal fuente de grasa tenía un porcentaje menor en un 48% de desarrollar depresión frente al grupo que consume altas cantidades de grasas trans.

Concluimos, por tanto, que el aceite de oliva es también un excelente alimento para la salud mental.

Efecto anti-inflamatorio

La inflamación se asocia directamente con enfermedades crónicas y agudas y lleva al cuerpo a un estado de agotamiento y estrés oxidativo, liberando factores inflamatorios nocivos.

El Oleocantal, ha demostrado una actividad similar al ibuprofeno, un fármaco anti-inflamatorio ampliamente utilizado.

La acción del aceite en la prevención de enfermedades crónicas también está vinculado a su acción contra la inflamación.

Salud de la piel

Debido a sus propiedades antioxidantes, previene el daño por estrés oxidativo en las células de la piel, ayudando a combatir los signos del envejecimiento y proporcionando una piel más joven y saludable.

La vitamina E y otros componentes son los responsables de esta acción.

La aplicación de aceite sobre la piel también proporciona suavidad e hidratación debido a su alta concentración de ácido oleico, que es capaz de penetrar las capas de la piel para mejorar su textura, reparando daños, etc.

Enfermedad del Alzheimer

Un estudio en ratones demostró que el aceite tiene el potencial de reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad del Alzheimer. El compuesto fenólico Oleocantal estimuló la producción de proteínas que actúan en la eliminación de compuestos beta-amiloide de células cerebrales, que son característicos de la enfermedad.

Más estudios deben llevarse a cabo para investigar más a fondo este potencial.

Para el cabello

El aceite de oliva ofrece muchos beneficios para el cabello, ya que actúa como un humectante, lo que aumenta la humectación natural de los pelos.

Siendo una fuente de vitamina E, retrasa el envejecimiento y la sequedad del cabello.

¿Cuál es el mejor aceite de oliva?

El aceite de oliva virgen extra es considerado el mejor para el consumo debido a la baja acidez. En el momento de la compra, se debe preferir aquellos con los envases de vidrio oscuro y, ya que la incidencia de la luz puede oxidar el aceite. En casa se debe almacenar en un lugar oscuro y alejado del calor.