Inicio » Suplementos » 9 Beneficios de la vitamina C – Para qué sirve y de dónde proviene

9 Beneficios de la vitamina C – Para qué sirve y de dónde proviene

9 Beneficios de la vitamina C - Para qué sirve y de dónde proviene

La vitamina C es uno de los nutrientes más populares reconocidos por sus beneficios para la salud. Muchas personas toman suplementos vitamínicos, especialmente durante el invierno o cuando sufren de resfriados y gripe, debido a los beneficios de la vitamina C para el sistema inmunológico y para el alivio de los síntomas de estas enfermedades.

La vitamina C proporciona muchos beneficios además de éstos. Además de mejorar la salud en general en virtud de su efecto antioxidante, la vitamina C también tiene funciones que pueden ayudar en la pérdida de peso y el aumento de masa muscular. Siempre y cuando se haga en las cantidades correctas, la suplementación puede ser beneficiosa, incluso si es innecesaria para la mayoría de las personas.

A continuación se enumeran los nueve beneficios de la vitamina C para la salud y el acondicionamiento físico.

1. Propiedades antioxidantes

Los principales beneficios de la vitamina C se obtienen a través de sus propiedades antioxidantes. A través de estas propiedades, la vitamina C es capaz de reducir o neutralizar los efectos de los radicales libres, sustancias producidas naturalmente por el cuerpo humano y que causan daño a diversas estructuras, responsables de muchas enfermedades crónicas y degenerativas, como el cáncer o la enfermedad de Alzheimer.

2. Protección contra enfermedades cardiovasculares

También debido a sus funciones antioxidantes, la vitamina C actúa contra la acumulación de colesterol en las arterias, de modo que la arteriosclerosis y la hipertensión se previenen o alivian con niveles saludables de vitamina C. Esta propiedad reduce drásticamente el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como el temido ataque cardíaco.

3. Salud de los ojos

Los ojos son estructuras severamente atacadas por los radicales libres debido a su constante e intensa exposición a la luz. En este sentido, se ven especialmente beneficiados por la protección de la vitamina C, cuyas propiedades antioxidantes previenen enfermedades como las cataratas.

4. Piel, cabello y uñas

Las funciones antioxidantes también favorecen la belleza, combatiendo los efectos indeseables del envejecimiento, especialmente en la piel. La degradación de la piel se retrasa por los niveles saludables de vitamina C, por lo que las arrugas tardan más tiempo en aparecer. Como la vitamina C es capaz de aumentar la producción de colágeno, la piel tonificada es un efecto directo de los niveles saludables de vitamina C. En el ámbito estético, la vitamina C sigue siendo responsable de la producción de proteínas importantes para el cabello y las uñas.

5. Sistema inmunológico

El efecto más conocido de la vitamina C también debe ser mencionado. Aunque la vitamina C no es una sustancia mágica que previene totalmente enfermedades como la influenza, sus funciones para mantener un sistema inmunológico fuerte son muy importantes.

Sin embargo, es importante notar que mientras que el consumo de vitamina C durante una gripe o un resfriado ayuda a aliviar la enfermedad, el beneficio para el sistema inmunológico ocurre de manera más significativa a largo plazo, con el consumo regular de niveles óptimos de vitaminas.

6. Combatiendo los efectos del estrés

Se cree que la vitamina C es capaz de causar una disminución en los niveles de Cortisol, una hormona que es estimulada por el estrés y es responsable de muchos de sus efectos dañinos. Aunque la reducción del estrés es indispensable, sus consecuencias negativas pueden ciertamente aliviarse con buenos niveles de vitamina C.

7. Regulación del metabolismo

La vitamina C también regula varios aspectos del metabolismo, los más importantes de los cuales son la absorción de hierro y el control de los niveles de azúcar en la sangre. De este modo, la vitamina C contribuye a los niveles saludables de estos nutrientes en la sangre, beneficiando a los pacientes con anemia y diabéticos.

Los niveles bajos de azúcar en la sangre por sí solos contribuyen a la pérdida de peso a medida que el cuerpo quema grasa para obtener energía. Más que eso, sin embargo: los bajos niveles de azúcar evitan la estimulación excesiva de la producción de insulina, una hormona que causa la acumulación de grasa.

8. Cocción de grasa

Se cree que hay beneficios de la vitamina C en relación a dos cosas muy importantes para aquellos que buscan perder peso. En primer lugar, se encontró que la cantidad de grasa quemada durante el ejercicio es mayor en personas con buenos niveles de vitamina C. En segundo lugar, hay pruebas considerables de que la falta de vitamina C impide la pérdida de grasa abdominal, que para muchas personas es más difícil de perder, además de ser la más peligrosa para su salud.

Sin embargo, hay que decir que la vitamina C no causa pérdida de peso por sí sola, a pesar de sus funciones beneficiosas. Estos efectos sólo serán significativos si van acompañados de un déficit calórico diario significativo.

9. Aumento de masa muscular

Los niveles saludables de vitamina C ciertamente ayudan a aumentar la masa muscular. En primer lugar, hay que tener en cuenta los efectos positivos de las funciones antioxidantes de la vitamina C, que protege los músculos de los radicales libres, que se liberan en grandes cantidades después del entrenamiento de resistencia muscular.

También después del entrenamiento, la vitamina C ayuda a reducir el dolor en los músculos, permitiendo que el atleta tenga más comodidad después de entrenamientos pesados. Sin embargo, más importantes son los beneficios de la vitamina C en la reducción de los niveles de la hormona Cortisol. Los bajos niveles de cortisol colaboran para aumentar los niveles de testosterona, una hormona muy importante para el crecimiento muscular.

Sin embargo, se recomienda precaución y moderación con la vitamina C. Existen pruebas para creer que los altos niveles de esta vitamina, obtenidos mediante la administración de suplementos, pueden disminuir el rendimiento de los atletas durante el entrenamiento.

¿Cuánta vitamina C es suficiente?

La dosis mínima requerida de vitamina C varía con la edad, el sexo y otros factores. En niños y adolescentes, la dosis necesaria aumenta de acuerdo con el crecimiento, variando de 15mg por día a 65mg por día. En los hombres adultos, la dosis mínima es de 90 mg al día, mientras que para las mujeres adultas son suficientes 75 mg al día.

Sin embargo, ciertas condiciones requieren dosis más altas. Las mujeres embarazadas, por ejemplo, necesitan 85mg por día, una cantidad que aumenta a 120mg por día cuando las mujeres están amamantando. Para los fumadores, el nivel mínimo puede ser mucho más alto, variando según la intensidad del consumo de tabaco.

Sin embargo, se cree que las dosis más altas pueden aumentar los beneficios de la vitamina C. La investigación en este sentido sigue siendo muy cautelosa, pero se estima que una dosis de 500 mg al día es segura. Sin embargo, es importante notar que la vitamina C es una vitamina hidrosoluble y, por lo tanto, no puede ser almacenada por el cuerpo como vitaminas liposolubles. De esta manera, la obtención de las necesidades diarias es absolutamente necesaria.

Efectos de la deficiencia de vitamina C

La deficiencia efectiva de vitamina C es rara en personas sanas y bien alimentadas. Sin embargo, una deficiencia grave puede surgir en casos de enfermedad, desnutrición o nutrición extremadamente inadecuada. En estos casos, los síntomas varían según la intensidad y la duración de la privación.

Los primeros síntomas notables son la debilidad muscular y la anemia progresiva, ya que la vitamina C es importante para la absorción de hierro. Estos síntomas se acompañan de un debilitamiento general del sistema inmunológico, de modo que enfermedades como la gripe y los resfriados se vuelven más frecuentes y tienen síntomas más graves. Los efectos estéticos son notables en el cabello, que se vuelve seco y quebradizo, y en la piel, que puede volverse extremadamente seca y agrietada.

El dolor articular también se observa con frecuencia, agravando el cuadro de debilidad. Los efectos de la vitamina C en el alivio de los síntomas de estrés también se pasan por alto, de modo que la fatiga y el mal humor pueden aumentar significativamente.

En casos de privación grave de vitamina C, pueden aparecer encías sangrantes y heridas que no sanan. Finalmente, es posible que incluso los dientes se pierdan. Estos síntomas son típicos del escorbuto, una enfermedad causada por una grave falta de alimentos con vitamina C.

Dónde encontrar la vitamina C

La mayoría de las personas no tienen problemas cuando se trata de saber dónde encontrar la vitamina C. Muchas de sus fuentes naturales son bien conocidas, especialmente los cítricos como la naranja y el limón. Sin embargo, hay otras frutas que sirven como fuentes de vitamina C, como el kiwi, el mango, la papaya y la piña. Las bayas, como las fresas y las fresas, también son ricas en vitamina C, al igual que las sandías.

Sin embargo, las fuentes de vitamina C no se limitan a la fruta. Muchas verduras tienen niveles significativos, como el brócoli, las coles de Bruselas y las coliflores. También son significativos los pimientos verdes y rojos, además de las espinacas, la col y las patatas. La vitamina C también se puede obtener de tomates y calabazas.

Suplementos de vitamina C

La suplementación con vitamina C puede ser una forma de ayudar a obtener cantidades saludables diarias, especialmente si existe la intención de alcanzar los altos niveles de 500mg por día. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los suplementos no son tan buenos como las fuentes naturales. Además, la mayoría de las personas ya obtienen lo suficiente de los auriculares naturales, y con toda seguridad pueden obtener lo suficiente de ellos.

Aunque los niveles altos requieren suplementación, se recomienda obtener la mayor cantidad posible de alimentos con vitamina C, que son mucho más efectivos. El riesgo de una dosis demasiado alta existe y debe evitarse cuidadosamente, aunque el cuerpo puede eliminar fácilmente el exceso.

Sobredosis de vitamina C

Los efectos de demasiada vitamina C pueden variar de persona a persona, dependiendo de la sensibilidad. Sin embargo, nadie debe tomar más de 2000 mg al día para evitar el riesgo de varios síntomas desagradables y dañinos.

Los síntomas no son muy peligrosos, ya que el cuerpo elimina el exceso de vitamina C fácilmente. Sin embargo, las personas afectadas por una sobredosis de vitamina C pueden experimentar indigestión, a menudo acompañada de náuseas y diarrea. La fatiga y el insomnio también son efectos frecuentes del consumo excesivo de vitamina C.

Problemas más serios pueden ocurrir en personas que ya sufren de ciertas enfermedades. Aquellos que tienen antecedentes de cálculos renales deben limitar su consumo de vitamina C, ya que las investigaciones muestran que los niveles demasiado altos pueden agravar el problema. Las personas que sufren de niveles muy altos de hierro en el cuerpo también deben evitar los niveles altos de vitamina C, con el riesgo de llevar la enfermedad a niveles críticos.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.